Spanish English French German Italian Portuguese Russian


kostenlose homepageuhren relojes blogs
Actualidad en Noticias
.

Impacto de covid-19 en la educación

Desde marzo de 2020, el Sistema Educativo Nacional de México —en todos sus niveles— ha enfrentado en materia educativa uno de los desafíos más grandes en toda su historia, consecuencia de la pandemia de covid-19.

Ante el cierre temporal de las escuelas —tanto de carácter público como privado— se implementaron clases a distancia. Lo anterior ha impactado de manera terminante en los resultados de los últimos ciclos escolares.

Las cifras e informes internacionales señalan que —incluso antes de la pandemia— el mundo ya padecía una crisis educativa, por demás dolorosa e inaceptable, pues más de 250 millones de niños no estaban acudiendo a la escuela.

De manera reciente, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía dio a conocer la Encuesta para la Medición del Impacto Covid-19 en la Educación.

El objetivo del estudio es conocer la huella que dejará la cancelación provisional de clases presenciales en las instituciones educativas del país, en el rango de niñas, niños, adolescentes y jóvenes de 3 a 29 años. Los resultados son todo menos alentadores.

Para el ciclo escolar 2019-2020 se encontraban inscritos 33.6 millones de estudiantes en los diferentes niveles, de ellos, 734.7 mil no concluyeron el ciclo escolar, siendo segmentados de la siguiente manera: 98.2 mil de preescolar; 146.1 mil de primaria; 219.2 mil de secundaria; 181.3 de educación media superior y 89.9 mil de superior.

Del 100% de las deserciones, el 58.9%, es decir, 435 mil, fueron motivadas por un tema relacionado a la pandemia por covid-19, entre los que destaca que: el 28.8% perdió el contacto con sus maestros o no pudo hacer tareas; en el 22.4% de los casos, alguien de la vivienda se quedó sin trabajo o se redujeron los ingresos, lo que motivó la deserción del alumno. Por otra parte, 17.7% de los estudiantes que abandonaron la escuela carecía de computadora o de conexión a internet.

De los casi 90 mil estudiantes de educación superior que abandonaron sus estudios durante el ciclo escolar 2019-2020, más del 44% lo hizo por causas relacionadas con covid-19, es decir, más de 40 mil estudiantes universitarios.

Aunado a lo anterior, el Inegi advierte que, para el ciclo escolar 2020-2021, 2.3 millones de estudiantes no se inscribieron a causa de la pandemia y se reporta que 2.9 millones tampoco lo hicieron por falta de recursos no asociados a la epidemia. Como podemos ver, una pandemia aún más cruenta impide el acceso a la educación en nuestro país: la pobreza.

Los datos anteriores sólo han venido a confirmar lo advertido hace unos meses. La crisis generada por el virus SARS-CoV-2 ha causado la mayor disrupción que haya sufrido nunca antes la educación en el mundo; y nuestro país no ha sido la excepción.

Por ello, hoy más que nunca la responsabilidad de las autoridades educativas y las instituciones escolares es mayúscula. La continuidad de las clases sólo es el primer reto —pero indispensable, para no profundizar más la brecha de desigualdad—, pues aunado a ello se encuentra la necesidad de asegurar que las y los alumnos cuenten con acceso a las nuevas tecnologías, hoy imprescindibles para aprender.

Debemos recordar que interrumpir la educación de un estudiante es uno de los mayores riesgos, pues coarta su derecho humano a la educación, lo que le impide tener una vida digna y poder conocer, entender, ejercer y defender sus demás derechos.

Como Corolario, la frase del abogado y político sudafricano, Nelson Mandela: “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”.

Autor: Dr. Raúl Contreras Bustamante

Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de México (UNAM MEXICO)

Fuente: https://www.excelsior.com.mx

Actualidad en noticias

No result...