Spanish English French German Italian Portuguese Russian


kostenlose homepageuhren relojes blogs
Actualidad en Noticias
.

Dembélé rescata dos puntos con los que el Barça depende de si mismo.

Con un gol de Dembélé al minuto 90, el Barça gana 1-0 al Valladolid y se pone a un punto del Atlético. Con el partido pendiente entre ambos, los culés dependen de si mismos para salir campeones.

Luego de que se hablara tanto hace unas semanas de una posible temporada sin títulos, el Barcelona es ahora favorito para llevarse el doblete en España. Primero avanzaron a la final tras una gran remontada en la semifinal de Copa y ahora, en LaLiga, han recortado una distancia de 10 puntos a solo uno. Los azulgranas acumulan 19 partidos sin derrota en la competición (no pierden desde el 5 de diciembre, 2-1 vs Cádiz) y, con el partido pendiente ante el Atlético de Madrid (jornada 35), dependen de si mismos para levantar el título de Liga.

Por el buen momento en el que el Barça llegaba a este partido, lo diezmado que se encontraba el Valladolid, rival de la parte baja de la tabla, y tras el pinchazo del ‘Atleti’, el conjunto culé llegaba a este encuentro con la expectativa de sacar fácilmente los tres puntos y convertirse en quedar en condiciones muy favorables para ganar LaLiga. Los tres puntos prácticamente se daban por descontado. Pero los de Koeman sufrieron para ganar a un Pucela que hizo un gran partido. El primer tiempo fue mucho mejor para los castellanos y en la segunda parte, en un duelo que por momentos fue de ida y vuelta, fue hasta el minuto 90 que apareció Dembélé para romper el 0-0 y rescatar dos puntos.

Desde el inicio del partido se notó en el Barça un ritmo muy bajo, a lo mejor por exceso de confianza, y daba la impresión de que los jugadores azulgranas creían que el juego se decantaría a su favor por el simple hecho de haber saltado al campo. A pesar de las llegadas del Valladolid, los culés no reaccionaban. Apenas al minuto cuatro, Lenglet tuvo que cortar un centro que Kodro ya se preparaba para rematar. Solo cinco minutos más tarde, el mismo Kodro reventó un remate de cabeza en el travesaño, advirtiendo que los pucelanos no iban a poner las cosas fáciles. Roque Mesa tuvo otras dos oportunidades en las que su disparo se fue desviado por muy poco, pero que hicieron temblar a los catalanes.

El Valladolid se encontraba muy cómodo en el juego, bien ordenado atrás y muy peligroso en transiciones. Mientras que el Barça no lograba controlar el partido y era muy insípido en ataque. El Pucela era mejor, sin embargo, el Barcelona pudo irse al descanso con ventaja. A cinco minutos de que terminara la primera mitad, Dembélé recibió un balón al espacio dentro del área, lo dejó de espuela para la llegada de Messi y el zurdazo del argentino lo tapó Olaza con una barrida. En la última acción antes del descanso, Pedri sacó un disparo desde la frontal y Masip metió la mano abajo desviando lo suficiente para que el balón fuera al palo y lo atrapara en el rebote.

Luego del descansó, Koeman modificó su planteamiento inicial y su equipo pasó a un 4-3-3, subiendo a De Jong a su posición natural. Esto sirvió para que el encuentro cambiara totalmente. El Barça empezó a inclinar el partido a su favor, robándole metros al Valladolid y monopolizando de a poco las jugadas de peligro. A pesar de ello, los blanquivioletas amenazaban a la contra y tuvieron sus oportunidades. Al 56’ Olaza se animó y, tras una gran jugada individual, entró al área y sacó un zurdazo que dio en el lateral de la portería. Unos minutos de ida y vuelta, hasta que los culés comenzaron a ahogar a su rival. Dembélé tuvo la más clara tras un pase filtrado de Messi. El francés se encontró mano a mano con Masip y el arquero pucelano ganó el duelo. En el rebote Griezmann intento un remate de palomita que no pudo dirigir a puerta.

Al 63’ Koeman decidió que era momento de mover el banquillo y empezó a hacer cambios. El Barça dejó de sufrir atrás pero tampoco lograba generar peligro real ante la portería de Masip que, además, atajaba todo lo que iba entre los tres palos. Las oportunidades de gol se vieron sustituidas por la polémica arbitral. Primero una mano de Jordi Alba dentro del área provoco las protestas de todos los pucelanos. Jaime Latre, apoyado por el VAR, indicó que no era una mano punible. Minutos más tarde los visitantes se volvieron a ver perjudicados por central cuando este juzgo con tarjeta roja una entrada de Óscar Plano que debió ser de amarilla.

A raíz de la expulsión, y con solo diez minutos en el cronómetro, el Valladolid se metió atrás a aguantar el resultado. Y les salió todo bien hasta que, al minuto 90, Dembélé enganchó de volea un balón que quedó suelto a segundo palo. Un partido más que el Barça gana en los últimos minutos -hecho que quizá en unas semanas cataloguemos como la suerte del campeón-, esta vez sin merecerlo. Y de momento se pone a un punto del líder, previo al Clásico de la próxima jornada.

Autor: Emiliano Méndez

Periodista deportivo

Corresponsal en Barcelona - España

@emiliano_mc

Actualidad en noticias

No result...