Spanish English French German Italian Portuguese Russian


kostenlose homepageuhren relojes blogs
Actualidad en Noticias
.

Un día como hoy - 15 de Septiembre

                     

 Corría el año 1877... y se constituía el Partido Autonomista de Corrientes, con su divisa colorada, cuyos hombres venían actuando en la Provincia bajo el rótulo de “federales”.

Su fundador es Manuel Derqui, hijo de quien fuera Presidente de la Confederación, quien tras su renuncia se radicó definitivamente en esta provincia.

Los autonomistas  consagraron 10 gobernadores en su historia, 4 solos, cinco con el Pacto Autonomista-Liberal y uno con la Concordancia.          

            Su líder máximo fue  el dos veces gobernador Juan Ramón Vidal, quien además posee el record argentino de permanencia en el Congreso de la Nación: 34 años y cuatro meses.

            Por entonces se producía “La Conciliación” en Plaza de Mayo el 7 de octubre de 1877 con el abrazo Alsina-Mitre. Del acuerdo de estos dos líderes resultó la fórmula integrada por Carlos Tejedor y Félix Frías para la gobernación de Buenos Aires.

          Otra muestra de integración fue la incorporación al gabinete nacional de los mitristas José María Gutiérrez, director de La Nación y del veterano Rufino Elizalde.

A partir de 1876 se hizo cada vez más notoria la división del autonomismo nacional, entre quienes eran partidarios de la conciliación, cuya figura más notoria era Antonio Cambaceres y quienes encabezados por Aritóbulo del Valle, se oponían a ella.

Con Del Valle quedan Leandro Alem e Hipólito Yrigoyen y nace así el Partido Republicano, fundamentalmente sustentado por los sectores más jóvenes y renovadores que no aceptan la “conciliación” y se separan del movimiento. No aceptaron el abrazo de Alsina y Mitre, entendiendo que el líder federalista abandonaba la causa al unirse al jefe liberal.

También, aunque un poco rezagado, Sarmiento se une a la causa y surge el nuevo partido político Republicano, que tiene su expresión en las páginas del diario “El Nacional”.

La salida de los delvallistas facilitó la reconstitución del Partido Liberal al aproximarse mitristas y alsinistas a partir del abrazo y el heredero político de este proceso parecía ser Adolfo Alsina, en quien se veía el futuro presidente.

Pero su muerte, en diciembre de 1877 a la edad de cuarenta y nueve años fue, al decir de Octavio Amadeo, como el hundimiento en el mar de un buen buque insignia.

Su sucesor en el Ministerio de Guerra fue el joven tucumano Julio Argentino Roca, quien será también su reemplazante en la herencia política vacante.

Esta gran política de conciliación que se impulsa “significaba nada más y nada menos que la posibilidad de reconstruir el Partido Liberal heredero del viejo Partido Unitario, con sus méritos y sus defectos; sus recelos y desconfianzas, su doctrinarismo y su petulancia, sus principios y el patriotismo y el talento de sus grandes hombres.

Se hubiera podido, tal vez, crear así una fuerza más avanzada, más democrática, más orgánica, más importante, con la unión de los hombres ilustrados que tenía el país en una gran causa común”. Pero la inesperada muerte de Alsina a los 47 años deja esta posible gran obra política inconclusa.

Al desaparecer él, falta su gran autoridad para imponer la conciliación y las querellas dividen otra vez a los partidos. Mitre ofrece nuevas bases a los autonomistas para restablecer la unión del Partido Liberal, pero éstos las rechazan.

En síntesis, que bueno hubiera sido para nuestro sistema Republicano, que como en la mayoría de los países civilizados del mundo sucede, prevalecieran hasta hoy autonomistas y liberales disputándose la alternancia en el poder como reaseguro de un buen sistema democrático, donde conviven expresiones diferentes pero con un norte común, el mejor porvenir.

Autor: Juan Carlos “Pola” Raffo

Actualidad en noticias

No result...