Spanish English French German Italian Portuguese Russian
kostenlose homepageuhren relojes blogs

Un día como hoy - 22 de Noviembre

                       

           Corría el año 1866... y se produce la batalla de Curupaytí. Este violento enfrentamiento entre paraguayos y aliados es el paso siguiente al diálogo sin resultados positivos que mantuvieron los presidentes Bartolomé Mitre y Francisco Solano López.

           La guerra volvió a cobrarse el alto precio de millares de vidas.

           En esta oportunidad el ejército argentino fue el que se llevó la peor parte. A las 11 de la mañana los aliados se lanzaron al ataque con 8.000 hombres, encontrando el contraste más duro de la guerra con un saldo de 8.000 efectivos muertos.

Batalla de Curupaity

Curupaytí

           Mientras se desarrollaba la conferencia de paz, López aprovechó el tiempo para fortificar sus posiciones en curupaytí donde colocó 50 cañones de varios calibres.

           A la trinchera ya existente, agregó otra, mucho más profunda. La primera tenía un foso de un metro de profundidad y dos de ancho y la segunda un foso de dos de profundidad y cuatro de ancho.

           Los aliados disponían de 20.000 hombres para el asalto. El general Mitre comandaba las operaciones.

           Los agentinos estaban a las órdenes de los coroneles Arredondo, Rivas, Charlone, Susini, Bustillo, Díaz, Esquivel y Martínez y de los generales Wenceslao Paunero y Emilio Mitre.

           Dominguito Sarmiento – Le escribió una carta conmovedora a su madre presintiendo su próxima muerte; “Querida vieja, no sientas la pérdida pues morir por la Patria es vivir.

           Son las diez, las balas del grueso calibre estallan sobre el batallón. Salud, mi madre. Dominguien era Capitán de Guardias Nacionales. Allí pierde la vida y su último aliento es en brazos de su amigo el joven Teniente Daniel Artaza. También mirio Francisco Paz, hijo del vicepresidente de la Nación.

           Domingo Faustino Sarmiento se hallaba en Washington por entonces, en misión diplomática y su hijo Dominguin peleando en tierra guaraní.

          Dominguin nació del amor del sanjuanino con la señora Benita Martínez Pastoriza, viuda del chileno Domingo Castro y Calco.

          José Eduvigis Díaz comandó las - Flota brasileña bombardea posiciones paraguayas en Curupaytí

         Tropas paraguayas en Curupyti.

          Marchan los aliados sobre Curupaytí Juan Eusebio Torrent - en 1862 fue electo diputado nacional, cargo que renunció para sumarse como militar en la Guerra, actuó como secretario del general Wenceslao Paunero.

          La batalla de Curupaytí fue la derrota más grave y sangrienta sufrida por el Ejército Argentino.

          El asalto a la fortaleza de Curupaytí, clara muestra de un error estratégico operacional, sólo fue superado en el campo de Marte por "actos de heroísmo y de valor como tal vez no se tenga memoria en la historia de las armas de la República", y en donde, el general Bartolomé Mitre, "Jefe de las Fuerzas Argentinas, permaneció al frente de sus tropas, conduciéndolas sobre el mismo terreno y asumiendo toda la responsabilidad acaso sin tenerla.

          La orden de ataque se había demorado por una torrencial lluvia de varios días que dejó el terreno convertido en un pantano. Lo cierto es que cuando se lanzaron aliados a la carga a bayoneta sobre las fortificaciones, en avance franco y a pecho descubierto, los cañones paraguayos ocultos entre los abatíes hicieron estragos.

          Los infantes chapoteando barro resultaron un blanco servido para el fuego a boca de jarro de los paraguayos que ellos no veían.

          Cuando inexplicablemente tarde se dio el toque de retirada, el campo de batalla hecho un fangal frente a Curupaytí quedó sembrado con 10.000 cadáveres argentinos y brasileños tendidos.

Autor: Juan Carlos "Pola" Raffo

Actualidad en noticias

No result...