Spanish English French German Italian Portuguese Russian
kostenlose homepageuhren relojes blogs

El Restaurante más antiguo del mundo - 1ª Parte

El Restaurante Botín, casa fundada en 1725, es el más antiguo del mundo según Record Guinness y uno de los referentes de la cocina tradicional en Madrid. Recibiendo a lo largo de los años numerosos premios y reconocimientos.

Casa Botín es un restaurante de Madrid que figura en el Libro Guinness de los Records como el más antiguo del mundo.

Casa Botín fue fundado por el francés Jean Botin y su esposa en el año 1725como fonda cerca de la Cava Baja, con el nombre de Fonda Española, también conocida como Hostería Botín.

 El edificio en el que se conserva, presenta una fachada de ladrillos con vista clásica del siglo XVI y ocupa cuatro plantas del mismo. La cocina es tradicional castellana.

La Fonda Española fue abierta en el año 1725 (fecha grabada en piedra a la entrada) en la planta baja del número 17 de la calle de Cuchilleros, junto a la Plaza Mayor de Madrid).

 En 1868, el local incluyó en su reforma un horno de leña. Tras la muerte de los Botín, el negocio pasó a un sobrino, Cándido Remis (lo que se refleja en el nombre actual del local). Una cédula mostrada en sus paredes da noticia de la solicitud en 1590 del privilegio de exención de huéspedes de aposento y en 1860 desaparecen los alojamientos.

Una de las placas de la fachada, colocada por la Cámara de comercio e Industria el 25 de mayo de 1971, recuerda la mención de este lugar por Benito Pérez Galdós en su obra Fortunata y Jacinta.

  En la novela, sin embargo, aparece como pastelería («anoche cenó en la pastelería del sobrino de Botín»).89 Por otra parte, según Peter Besas, ninguno de los viajeros que visitaron Madrid en el siglo XIX, y que posteriormente han documentado sus viajes, menciona Botín.10 Al parecer hubo otra Casa Botín cerca de la plaza de Herradores, que Galdós menciona en su novela Misericordia.11 Para algunos autores de guías de viaje este otro Botín pudo ser un simple figón.

A partir de 1920, "Sobrino de Botín" abrió sucursales en forma de merenderos en la Dehesa de la Villa.

 Una de las primeras menciones de viajeros de ese periodo la dejó Beatrice Erskine en 1922, en su Madrid, past and present, diferenciando la Casa Botín de Herradores, de la Pastelería de sobrino de Botín, ambos lugares «muy modestos, pero pintorescos».

 Más tarde, escritores como Ernest Hemingway le darían parte de su fama y prestigio internacional.

Ya en el siglo XX, Botín sería regentada por la familia González, formada por Amparo Martín y Emilio González. En enero de 2004, la familia González abrió una sucursal de Botín en México (con una réplica exacta del horno original que se encuentra en España).

El restaurante, que reproduce un estilo mobiliario del siglo XVI, ocupa cuatro plantas del edificio, con los techos bajos y una decoración recargada de muebles y reliquias del pasado.

Tiene acceso por una única entrada cubierta de madera. Trabajan casi 70 personas en sus instalaciones, con capacidad para unos 200 comensales; por regla general se sirven entre 350 y 400 comidas y cenas, habiendo registrando su récord en 735 por día.

Las especialidades que se sirven en el local se fundamentan en la cocina castellana y madrileña.

Los asados castellanos siendo muy afamado el cochinillo asado y cordero asado (Cordero lechal) que se realiza en su antiguo horno de leña que reside en el interior de la cocina.

 El asado de cordero lechal se prepara con aceite de oliva, pimentón, sal y ajo haciéndolo girar lentamente al fuego (asado media hora por cada lado.

Son famosas las sopas al estilo castellano, una de las más mencionadas es la sopa al cuarto de hora (sopa de pescado).

 La repostería es muy famosa y se fundamenta en recetas clásicas: pestiños, bartolillos y flan de huevo.

Al parecer Francisco de Goya estuvo trabajando en sus cocinas en 1765 (con 19 años), antes de destacar como pintor.

Ernest Hemingway fue un asiduo visitante durante sus estancias en Madrid, experiencia que traslada a uno de los personajes de The sun also rises (Jake) que declara haber comido en Botín.

  Otros escritores en lengua inglesa que mencionan el lugar fueron por ejemplo Graham Greene, en Monseñor Quijote, y Frederick Forsyth en El manifiesto negro y en Cobra.

También el político Indalecio Prieto habla en su libro Mi vida los deliciosos bartolillos de Botín.

Fuente: es.wikipedia.org

Actualidad en noticias

No result...