Spanish English French German Italian Portuguese Russian


kostenlose homepageuhren relojes blogs
Actualidad en Noticias
.

¡No por mucho amor, se genera más negocio!

Cuantas veces no queremos dejar de invertirle a un producto que por tradición lo hemos tenido o guardamos una filia importante sobre él, y no está mal que suceda eso, quizá es parte de una tradición familiar, que queremos mantener, pero que nos hace generar un esfuerzo de inversión.

Recuerdan cuando tocamos el tema de la matriz BCG o Boston Consulting Group, donde los productos incognito, estrella, vaca o perro.

Quizá ese producto al que nos referimos es un producto perro, que tenemos por una herencia familiar, sin embargo, ya no es rentable y nos está generando pérdidas en el funcionamiento del negocio e impidiendo invertir en productos rentables.

Recordemos que la rentabilidad de un producto o servicio es la capacidad que tiene para generar suficiente ganancia o da beneficios económicos a la marca, y eso hace que nos aporte un ingreso suficiente que supere los gastos del negocio.

Con esto no estoy diciendo que se sepulte ese producto y se olvide, sino recobrar las cualidades del producto y los beneficios que había generado a clientes cautivos en años anteriores, analizar qué podemos retomar de ese origen para que podamos reactivarlo con una nueva imagen o agregando un plus.

Suele suceder que no nos demos cuenta de que se ha llegado a ese estado, realizando inversiones que no tienen el efecto deseado, vuelvo a repetir, no es fácil aceptar el declive de un producto y más si sentimos gran afecto por él, recordemos que en los negocios a veces el amor no existe, pues con esto, es común dejar de visualizar otros productos que requieren más atención.

Pero no se me pongan tristes, este es el momento de reinventar ese producto que alguna vez era el líder del negocio de nuestros abuelos o padres, pero con las tendencias de los años y la aparición de nuevos productos y competencia, se fue relegando al espacio del corazón solamente.

Se pueden realizar estrategias sobre el producto y el mercado. Estas estrategias consisten en renovarlo para seguir llamando la atención del consumidor, o bien, integrar nuevos beneficios, mejores modelos y diseños, precios, etc. De esta manera, el riesgo de pérdida se reduce considerablemente y los recursos se pueden distribuir de una mejor manera.

Todo producto cursa este ciclo de una manera u otra. Algunos duran más que otros, pero el objetivo es el mismo. Lo importante es comprender y determinar en qué fase se encuentra el producto. Si podemos evitar las pérdidas para redistribuir los recursos en nuevos proyectos, habremos comprendido el ciclo de vida del producto y recordar ese producto como, el primer producto que aportó a la compañía o al negocio, cosas importantes para crecer.

Para que todo esto ocurra, deberemos de dejar aterrizadas las ideas y convertirlas en acciones, y saber que la mejora que se le esté haciendo a ese producto es con el firme propósito de hacerlo rentable.

Así que no nos aferremos a algo, que nos puede estar llevando a perder dinero en lugar de generarlo, por mucho amor que le tengamos.

Hasta la próxima, les escribo pronto

Autor: Mario Arturo Méndez Brito

Síganme en Twitter @borritart

Fuente: https://altamiramagazine.com

Actualidad en noticias