Spanish English French German Italian Portuguese Russian


kostenlose homepageuhren relojes blogs
Actualidad en Noticias
.

Departamento de Ituzaingó - Corrientes

Municipio, centro del departamento de Ituzaingó.

Toda la región, como la del inmediato departamento de San Miguel, hasta el lugar denominado Caimán, estuvo durante el período colonial usurpada por la Compañía de Jesús, que la utilizaba con importantes establecimientos ganaderos; en cuyos grandes “puestos” establecía capillas.

En toda esta zona, a contar de la Tranquera o Zanjón de Loreto, se refugió la población guaraní de las reducciones jesuíticas del Paraná, cuando la invasión destructora del Brigadier Chagas, de las fuerzas de Portugal.

El municipio de Ituzaingó data del período independiente. El erudito doctor Benjamín T. Solari estudiando la palabra Ituzaingó, expresa que su correcta grafía es: ig – tug –zaingó. Viene de ig-tug= cascada y zaingó= colgante. En síntesis chorro de agua. Coincide en el fondo con otro guaranizante, el Dr. Luis G. Zerviño, para quien sería: ig= río, aguada; ti= abundante y saingó, apócope de saingoba= colgante. En otras palabras, aguas colgantes o ríos en cascada.

Como se advierte, la denominación del municipio, que también es la del departamento, está vinculada al panorama físico. Fue fundado Ituzaingó frente al rápido de Apipé, en el Alto Paraná, cuya definición exacta es la de chorros de aguas o río en cascada.

La fundación del municipio fue ordenada por la Legislatura en 23 de febrero de 1864 cuando esas tierras pertenecían al departamento de San Miguel, disponiendo se lo entablase en las proximidades de la llamada “Tranquera de San José”. Abierto por el P.E. trámite de esta fundación, la Legislatura aprobó en 3 de agosto del mismo año las bases propuestas, en cuya virtud (8 del mismo mes) el Gobierno convino con Antonio Segovia la compra de la tierra, ordenando en 12 de agosto de 1864 la delineación y amojonamiento del nuevo pueblo y las bases para el agrimensor operante.

La primera mensura la realiza el técnico S. Umbert en 5 de octubre de 1864, pero como no se concluyeran las operaciones, el P.E. gestionó nuevos fondos. Autorizando a gastarlos por ley de 28 de septiembre de 1869, decretó en 2 de octubre del mismo año encomendando la mensura al agrimensor Valentín Virasoro, con nuevas instrucciones para el deslinde. En 19 de abril de 1890 se encargó al técnico Santiago Bolla el deslinde de los ejidos y su división en chacras, las que debían quedar separadas de los lotes urbanos por una calle de circunvalación de 30 metros. Hechas las operaciones se aprobaron en 15 de enero de 1891.

En la iglesia parroquial se encuentra una talla en piedra, de la Virgen de la Purísima Concepción, de origen jesuítico.  Fue donada por uno de los vecinos fundadores (D. Federico López) quien debió recogerla de la antigua reducción de San Carlos, que está en el departamento, y que fue repoblada posteriormente.

Tranquera o Zanjón de Loreto: este zanjón fue obra de los jesuitas, para comunicar el Iberá con el Alto Paraná. En ese lugar se combatió durante la guerra del Paraguay (1865). Fue el límite de la ocupación paraguaya de Misiones (Argentina), actual provincia de Misiones, sobre cuya vertiente paranaense el Paraguay alegaba mejor derecho.  Esa línea de la ocupación paraguaya, defendida desde 1832 por fuerzas correntinas, es más conocida con el nombre de “Tranquera de Loreto” porque su cierre cortaba el tráfico entre los pueblos de Misiones y los de Corrientes.

El sistema de zanjones cavados en el período jesuítico, para unir la gran laguna Iberá con el Alto Paraná, comprendía además del de Loreto, el de Santa Tecla, San Miguel, etc. evidentemente esta red de canales correspondió a un plan que pareció haber sido logrado, por lo menos en parte, dada la extensión de los mismos.

Según algunos se buscó favorecer los desagües de las zonas bajas: según otros, aprovechar las crecidas del Alto Paraná para elevar el nivel de las aguas del Iberá y aprovecharlas para navegar los ríos que nacen de ésta, como el Corriente (que desemboca en el Paraná) y el Miriñay, que lleva sus aguas al río Uruguay. Para otros esta última interpretación es la exacta, y su propósito específico una navegación que partiendo de Tranquera de Loreto siguiese al Iberá (por el zanjón) y luego por esta laguna al naciente del río Miriñay, y por su cauce al río Uruguay.

En la parte oriental de la laguna Iberá, departamento de Santo Tomé, también existe otra red de zanjas jesuíticas que ha modificado el nivel de los esteros inmediatos a la red de los arroyos.

Un estudio técnico, de conjunto de estos canales podría ser de utilidad.

Apipé Chico: isla en el río Alto Paraná, departamento de Ituzaingó. Fue un poblado de guaraníes cultos del período precolombiano.  Se han encontrado, lote de Rodolfo Catuegno, grandes urnas de barro cocido con restos humanos que se pulverizaban al ser tocados.  Una de esas urnas funerarias (son escasos los ejemplares enteros encontrados en la zona guaranítica de América) se encuentra en la ciudad de Corrientes, en el Museo Histórico, Colonial y de Bella Artes (actual Museo Histórico “Tte de Gdor Manuel Cabral de Melo y Alpoin). Fue traída de Apipé Chico, y nada tiene que ver con la alfarería jesuítica, de la que también se conocen ejemplares.

San José-Cué: lugar de la gran propiedad de los sucesores de don Ramón Oporto, donde existió una antigua capilla de los padres jesuitas. A raíz de la expedición del Gobernador de Buenos Aires Bucarelli y Ursua, para expulsar a los padres de la Compañía de Jesús, en ejecución del decreto de Carlos III, los tesoros existentes en los establecimientos de la zona habrían sido arrojados – según tradición popular – a una pequeña y profunda laguna de este lugar de San José-Cué.

Señala el emplazamiento de la antigua capilla una cruz y un gran ejemplar de ibapoy (higuerón), cuyo tronco tiene un diámetro de dos metros y medio.

En 1890 sus ramas tocaban el suelo, donde habían echado raíces volviendo a elevarse; era como un recinto natural en que podían refugiarse varias carretas. Una mala inspiración del propietario le privó de estos renovales. Era el árbol más grande del a provincia.

Isla del Medio: en el centro de la Laguna Iberá. Existen restos de un poblado indígena de la época jesuítica, como un gran patio (50 metros cuadrados) de piedras unidas con cal, y en las cercanías restos de alfarería. Debió ser la base de un horno usado para cocido de las piezas de barro.

DISTRITO DE SAN CARLOS

San Carlos: municipio, dentro del distrito de su nombre. Ocupa el lugar del emplazamiento de la antigua reducción jesuita de esa nominación, trasladada a ese punto, desde Caapí, por el Padre Pedro de Mola en 1638 (cabeceras del río Aguapey). Existen restos de paredones (piedra) y columnas, en forma de prismas tallados y labrados. Al NO del pueblo quedan las ruinas de los baños, con fondo de piedra y calzados a los costados. Las ruinas son informes. El pueblo fue destruido en 1817 por el invasor Chagas, después de la batalla que sostuvo contra la milicia guaraní a las órdenes de Andrés Artigas.

Capón Paraguayo: lugar al sur del municipio de San Carlos. En 27 de septiembre de 1865, fuerzas paraguayas lucharon contra efectivos argentinos de la división del General Enrique Castro, a quien se encomendara la defensa del Sector comprendido entre Tranquira de Loreto y Candelaria.

Autor: Dr. Hernán F. Gómez

Actualidad en noticias 

 

No result...