Spanish English French German Italian Portuguese Russian


kostenlose homepageuhren relojes blogs
Actualidad en Noticias
.

Departamento de Esquina - Corrientes

  1. Esquina: municipio, centro del departamento del mismo nombre.

En la primera década del siglo XIX el territorio comprendido entre los ríos Guayquiraró y Corriente, vio definirse un vecindario rural, que levantó su capilla bajo el patronato de Santa Rita, y fue nucleándose entorno de la misma, en un campo de una legua en cuadro, que el vecino don Benito Lamela había donado a favor “de la capilla de Nuestra Señora de Santa Rita de la Esquina”.  El permiso para erigir esa capilla fue considerado en 1806, por el Cabildo de la ciudad de Corrientes.  En cuanto a documentos que refieran al campo donado a ese efecto, podemos citar una escritura de venta otorgada el 17 de octubre de 1822, por ante el Escribano Público y de Cabildo Interino don Francisco Javier Carballo, de un campo de dos leguas, 4250 varas de frente, con cuatro leguas, 5600 varas de fondo, ubicado en la esquina del río Corriente, por la cual doña Petrona Rodríguez, viuda de don Santiago Lamela y su hijo don Basilio Antonio Lamela, por medio de su apoderado don José de Cossio, lo venden a don Nicolás Cabral, exceptuando una legua en cuadro del mismo campo, que don Benito Lamela, suegro de doña Patrona, y abuelo de don Basilio, había donado en su testamento, a favor de la capilla de Nuestra Señora Santa Rita de la Esquina.  Tal corre a fojas 154 del protocolo de dicho Escribano, que se halla en la oficina del Archivo de los Tribunales.

 A raíz de la disolución de la República Entrerriana, que el general Francisco Ramírez había organizado en 1820, después de conquistar a la provincia de Corrientes, la provincia de Entre Ríos se negó a entregar los territorios de Esquina y Curuzú Cuatiá.  La actitud enérgica de la provincia de Corrientes, reorganizada en 12 de octubre de 1821, y la ayuda de Buenos Aires y Santa Fe, hicieron que Esquina se reintegrase a la provincia.  Terminada la campaña contra la anarquía de Misiones (1827), se designó Comandante Militar de Esquina al Coronel Félix María Gómez.  Fue el período de urbanización; se delineó el pueblo, reconstruyó la capilla, aumentó el vecindario, etc., actos que motivaron el que Santa Rita de la Esquina fuese erigida en Viceparroquia dependiente de la de Goya, orden de cosas que se prolonga hasta 1832.  En 29 de diciembre de ese año se deslindó la parroquia y señalaron sus límites, que el P.E. reformó en 25 de enero de 1833.

 Poco antes, en 16 de enero de 1832, Santa Rita de la Esquina fue escenario de un motín que alarmó a la provincia.  El Escuadrón de Granaderos en ella acantonado se sublevó, a las órdenes de uno de sus sargentos, apresando a los jefes y oficiales.  El Gobernador Ferré marchó hasta Goya (desde la Capital), dominó a los revoltosos y se fusiló al sargento que los acaudillaba (21 de enero) en la plaza de Goya.

 Cabe agregar que el desarrollo urbano de Esquina se vio favorecido por la ley de 22 de enero de 1830 que autorizó residieran extranjeros en su puerto, que con los de la Capital, Goya y Bella Vista, eran los únicos en que podían fijar domicilio.

 Después de Pago Largo, pronunciada de nuevo Corrientes contra la tiranía (6 de octubre de 1839), la provincia fue invadida por fuerzas de Rosas provenientes de Entre Ríos, comandadas por Bailón Cabral, y de Santa Fe, a las órdenes de su Gobernador López, alias Mascarilla.  El 16 de noviembre de 1839, Santa Rita de la Esquina fue asaltada, saqueada e incendiada, dispersándose a los pobladores.  Según la tradición, la imagen de la Patrona de Esquina, que hoy se reverencia en la iglesia parroquial, fue quemada y boleada por los invasores en los actos de exceso con que terminó el saqueo.

 Esta imagen viene a ser el único resto del viejo pueblo, que fue reinstalado en 1846, siendo Gobernador de la provincia el General Joaquín Madariaga.  Este gobernante habría visitado el lugar con motivo de su viaje para la firma de los tratados de Alcaraz.

 Según consignaciones transmitidas en apuntes por el que fue jefe militar de la población y uno de los más venerables vecinos, don José de la Cruz Gallardo, el gobernador de la provincia mandó a don Lino Lagos para que practicara la delineación y amojonamiento del pueblo, lo que se realizó situándolo más al oeste del antiguo, sobre la misma costa del riacho que sirve de desagüe el río Corriente al desembocar en el Paraná, quedando distante ocho o diez cuadras del antiguo solar.  Este ha sido individualizado por el hallazgo de restos humanos, correspondientes al cementerio de aquella época, anexo como en todas las viejas fundaciones, al templo.

 En 1842, después del combate fluvial de Cota Brava, en que la escuadra uruguaya que comandaba José Garibaldi fue destruida, este ilustre soldado de la libertad cruzó por Esquina, antes de continuar con sus tripulaciones a acantonarse en las inmediaciones de Villanueva (Departamento de Mercedes).

 La ley de 2 de julio de 1900 determinó definitivamente los ejidos de la planta urbana de Esquina fijando el régimen de su enajenación.

 En el municipio se encuentran los siguientes monumentos:

1º. Busto del general Manuel Belgrano, sobre un pedestal de cemento armado, en el patio de la Escuela Nacional Nº 221.  Fue inaugurado el 16 de noviembre de 1930;

2º. Busto del general José de San Martín, en pedestal labrado en granizo de los Andes, levantado en el centro de la plaza 25 de Mayo, inaugurado el 17 de agosto de 1937.  Carece de leyenda documental.  Regalo del expresidente de la Nación, general Agustín P. Justo, a la Escuela Nacional Nº 221, quien lo entregó al pueblo;

3º. Busto de Sarmiento, en mármol, en la Escuela Normal Mixta;

4º. Un mástil, en la plaza 9 de julio.  Tiene una placa recordatoria del centenario de la batalla de Pago Largo.  Fue inaugurado el 11 de septiembre de 1938, por la Municipalidad.  En ocasión del Centenario de Pago Largo, el “Círculo del Magisterio Esquinense” colocó una placa con la siguiente inscripción: “El Círculo del Magisterio Esquinense a los mártires de Pago Largo. Marzo 1839-1939”;

5º. Un mástil en la Escuela Nacional Nº 220.

 Como lugares históricos en la planta urbana, cabe recordar:

 La Iglesia Parroquial:

 Las viejas iglesias de la provincia son los solares históricos de su pueblo, no sólo porque el existir de la vida de relación se cumplió dentro de sus muros, sino por cuanto además de inhumarse en su recinto a sus personalidades destacadas, el edificio, que siempre fue el más seguro, sirvió de amparo al vecindario en las horas inciertas de aquel pasado en que se luchaba por el orden.

 La primera “capilla” de Santa Rita de la Esquina, que se construyó al iniciarse el siglo XIX, y para que sirviera de núcleo a un vecindario, constituyó el refugio de sus vecinos en los últimos ataques que los indios nómades del Gran Chaco trajeron sobre Corrientes.  La invasión guaycurú de 26 de octubre de 1817, la abipona de 12 de mayo de 1822 y la de los caciques Benavídez y Cira, de 14 de abril de 1823; fueron resistidas desde los muros de la iglesia, entonces un oratorio, de adobe y techo de paja.

 De 1835 a 1839 fue mejor construida, con techo de tejas de palma y dignidad de Capilla, mediante la acción firme de su primer teniente cura (dependiente de la parroquia de Goya) el franciscano Fray Justo Pastor Ponce de León, recibido del cargo en 18 de noviembre de 1823, después de la invasión de ese año.  Correspondió asimismo la nueva iglesia y su dignidad de capilla, a la erección de la parroquia, ejecutoriada (según los libros de bautismos, etc en 7 de junio de 1833, y a la actividad memorable de su teniente cura desde 1825 y luego cura párroco, Fray Bernardo Diez, padre espiritual del vecindario hasta 1848.

 Bajo el ministerio de este sacerdote ilustre, la capilla, conjuntamente con el pueblo, fueron destruidos en 16 de noviembre de 1839, en el asalto e incendio realizado por las fuerzas de la tiranía.

 Cuando el hogar urbano se reconstruyó, desplazándose la población, las paredes de la nueva capilla, ya no se alzaron en el lugar inicial, que no fue determinado sino presuntivamente.  La construcción modesta se hizo en la esquina de las actuales calles Santa Rita y Bartolomé Mitre, con frente a la plaza.

 Bajo la gobernación del General Benjamín Virasoro (1847) el P.E. resolvió cooperar con el vecindario en la edificación de un templo, proveyendo los ladrillos necesarios.  Se encomendó la obra al vecino Saturnino Muniagurria, la que iniciada en septiembre de 1849 concluye a fines de 1851.  Consignase la cooperación del Gobernador Virasoro en una chapa de mármol.

 La iglesia de 1851 fue un gran salón de anchos paredones laterales de ladrillos curdos y el frente de ladrillos cocidos, con el techo a dos aguas, de tejas de palma, sin torre, la que se le agregó en 1887.  Su inauguración se efectuó en 30 de noviembre de 1851, trasladándose solemnemente a la imagen de la Patrona que abandonó su capilla provisional.

 El libro conmemorativo del primer centenario de la parroquia de Esquina, edita una fotografía del edificio de la antigua iglesia parroquial de 1851, junto a la que se termina la moderna de nuestros días.

 Con motivo de la celebración del centenario de la parroquia de Santa Rita de la Esquina, se fijó en el templo una placa de bronce con esta leyenda: “Para perpetua memoria / del primer centenario de la parroquia / de / Santa Rita de la Esquina / Provincia de Corrientes / 1833 / 1 de junio de 1933”.

La Cruz de la Misión:

Como recuerdo de la misión pastoral realizada en Esquina, en 1876, se erigió una cruz de madera de ley, de 3,65 metros de alto por 1,80 metros, al este de la planta urbana, cerca de la Laguna Santa Rita.  Por la noche, el madero de la conmemoración fue incendiado, interviniendo los vecinos.  Después del desagravio fue trasladada la cruz al local de la Iglesia, fijándosela a la entrada, a mano derecha.

 Solar del Coronel Carreras:

 Aún existe la casa habitación del Coronel Cecilio Ignacio Carreras, uno de los propulsores del progreso local y actor en la guerra de la Triple Alianza, nacido el 1º de febrero de 1818.

 Solar de la Escuela Popular:

 También, existe, aun cuando en mal estado, la casa de la Escuela Popular fundada por el doctor J. Alfredo Ferreyra, la primera de ese carácter organizada en la provincia.  Esta escuela popular evolucionada, es la actual Escuela Normal Nacional Mixta.

 El Puerto:

 En 9 de noviembre de 1815, buques armados en guerra, por el director Alvarez Thomas, cañonearon el puerto correntino de Esquina, como antes lo hicieron con los de Paraná y Hernandarias.  Estos hechos, con que se deseaba presionar la opinión pública correntina, obligándola a apartarse de la Liga Oriental de Paraná, que dirigía Artigas, exaltó los enconos encendiendo de nuevo la guerra.  Corrientes cerró el río Paraná al comercio de Buenos Aires.

 En el departamento de Esquina se encuentran los siguientes lugares históricos: 

  1. Malvinas: lugar donde el general Paz disciplinó a los niños soldados tomados de las escuelas de la provincia, en 1840, antes de incorporarlos al ejército libertador.

El P.E. por decreto de 3 de abril de 1929 estableció en ese lugar un “parque histórico” en homenaje a dicho acontecimiento, que sirvió para renovar el cuadro de la oficialidad de los ejércitos de Corrientes.

Es hoy un vecindario agrícola laborioso, se ha erigido una capilla pequeña donde se reverencia un doble reducido de la imagen de N. S. de Itatí.

  1. Costa Brava: paraje en el cauce del río Paraná, que se inicia en el lugar en que éste se divide en dos brazos denominados Espinillo y Garibaldi; queda hacia el norte o sea aguas arriba.  La margen derecha del cauce del Paraná, de tierras altas, pertenece a la provincia de Santa Fe; la izquierda, de formación deltica, a la de Corrientes. Islas y bancos tejen una red de canales y riachos fáciles para embarcaciones de pequeño calado y los expertos del río.

En la Costa Brava se libró en 15 de agosto de 1842, el combate entre la escuadra oriental, a las órdenes de José Garibaldi, salida de Montevideo, destinada a Corrientes, y la del Almirante Brown que la perseguía, enviada por Rosas.  Asistió a Garibaldi un modesto refuerzo, de una balandra y tres lanchones tripulados por 60 hombres, que enviara el gobernador de Corrientes, Pedro Ferré.  Estuvo a cargo de la tripulación correntina, obstaculizar desde la ribera el avance de Brown, y proteger los buques de Garibaldi.  La acción se prolongó hasta el día 16, en que Garibaldi, sin proyectiles, desembarcó las tripulaciones e hizo volar los barcos.  Los pequeños buques de la escuadrilla de Corrientes, desacataron la orden del valiente Garibaldi y aprovechando el conocimiento efectivo de la red de riachos, eludieron el cauce principal del Paraná, dominado por Brown, y con hábil retirada volvieron a la capital de la provincia, al mando del Teniente Alberto Villegas.

Garibaldi y sus tripulaciones se acantonaron (viajando por tierra) en el departamento de Mercedes, donde se organizara el 3er Ejército Libertador Correntino.

Autor: Dr. Hernán F. Gómez

Actualidad en noticias