Spanish English French German Italian Portuguese Russian


kostenlose homepageuhren relojes blogs
Actualidad en Noticias
.

DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO

Domingo Faustino Sarmiento

(Faustino Valentín Quiroga Sarmiento, según su partida de bautismo)

Político, escritor, docente, periodista, militar y estadista argentino

Por: JORGE MANUEL PICCHIO

Hoy recordamos un aniversario más del fallecimiento del “Maestro Argentino”: Domingo Faustino Sarmiento. Ello ocurrió en Asunción del Paraguay el 11 de septiembre de 1888.

En su memoria se homenajea al maestro. La UNESCO sugiere hacerlo el 5 de octubre, declarado “Día Mundial de los Docentes”, práctica que ha sido seguida por numerosas naciones. Pero en Argentina, el “Día del Maestro” se celebra el 11 de Septiembre, precisamente por el aniversario del fallecimiento del estadista y educador Domingo Faustino Sarmiento. ¿De dónde surge que en esa fecha se homenajea al maestro argentino? En 1943, durante la Primera Conferencia de Ministros y Directores de Educación de las Repúblicas Americanas, celebrada en la ciudad de Panamá, se propuso una fecha unificada para todo el continente. Esta fecha ha continuado conmemorándose en la Argentina pero se ha abandona en el resto del continente.

Domingo Faustino Sarmiento nació el 15 de febrero de 1811 en una casa del barrio Carrascal, uno de los más humildes de la ciudad de San Juan, capital de la actual provincia homónima. Hijo de José Clemente Cecilio Quiroga Sarmiento y Paula Zoila Albarracín Irrazábal (Ver Karina Bonifatti (1990) “Madres de Próceres: partos que hicieron historia” – Ediciones B).

Su nombre de bautismo era Faustino Valentín Quiroga Sarmiento. Según algunas fuentes, el nombre Domingo se le adjudicó luego pues no figuraba en su partida de nacimiento. Existen además testimonios de que ni sus familiares ni amigos lo llamaban “Valentín”, nombre que le fue dado en honor a ese Santo. El nombre de “Faustino” le fue dado por el Santo del día de su nacimiento. Tuvo catorce hermanos de los que solamente cinco llegaron a la ancianidad: Paula, Procesa, Bienvenida, Rosario y él mismo. Del resto, poco se sabe, pero hay registros de defunción que fueron recopilados por una de sus hermanas, en los que consta que, entre los fallecidos, tuvo cinco hermanos: Honorio, Manuel, Juan Crisóstomo, Jesús y Antonino.

Los primeros maestros de Domingo fueron su padre y su tío José Manuel Quiroga Sarmiento, quienes comenzaron a enseñarle lectura a los cuatro años. En 1816 ingresó a una de las llamadas “Escuelas de la Patria” (así las denominó el General Manuel Belgrano al donar los 40.000 pesos fuertes –equivalentes a ochenta toneladas de oro – que recibió del gobierno revolucionario por sus importantes victorias en las batallas de Tucumán y Salta, las que permitieron la defensa definitiva de la frontera norte ante el peligro de invasión por tropas realistas desde el Alto Perú – lamentablemente solamente funcionaron entre 1815 y 1817), donde tuvo como educadores a los hermanos Ignacio y José Rodríguez, maestros profesionales. Finalizados estos estudios en 1821, su madre sugirió que cursara el seminario en Córdoba, pero Sarmiento se negó, tramitando una beca para ingresar al Colegio de Ciencias Morales en Buenos Aires pero no le fue concedida. Las becas se daban por sorteo o por contactos. Sarmiento no fue sorteado y al no contar con dinero suficiente ni con familiares ni amigos influyentes, no pudo continuar con sus estudios y debió quedarse en San Juan. A partir de entonces fue autodidacta. Un amigo ingeniero lo ayudó con las matemáticas, su tío José de Oro lo ayudó con el Latín y Teología. El francés lo estudió solo, en sus ratos libres. En 1823 trabajó como asistente de Víctor Barreau en la Oficina de Topografía de San Juan.

Sarmiento tuvo formación autodidacta y fue considerado uno de los grandes prosistas castellanos (Ver Campobassi, José Salvador (1975) “Sarmiento y su época”. Volumen 1. Buenos Aires – Losada – p. 233 – Su obra “Facundo” lo consagró como un gran prosista castellano. Así lo calificaron muchos escritores de nuestra lengua. Miguel Unamuno, que examinó su obra, lo consideró el escritor más castizo que hubo en el siglo XIX en el mundo).

En 1825 su tío Fray José de Oro fue desterrado a San Francisco del Monte, provincia de San Luis y Domingo lo acompañó; actualmente la localidad se llama San Francisco del Monte de Oro, en homenaje al rebelde fraile y maestro. Allí fundaron una escuela que fue el primer contacto de Sarmiento con la educación (Pigna Felipe “Los mitos de la historia argentina 2” Editorial Planeta Historia y Sociedad p. 266).

Durante la guerra civil que asoló a las Provincias Unidas del Río de la Plata a finales de la década de 1820, combatió en el bando liberal y cuando Juan Manuel de Rosas estableció su dictadura en 1835, partió como exiliado a Chile.  En este país trabajó como periodista y profesor y fue allí donde publicó “Facundo, civilización y barbarie” (1845), contra el régimen de Rosas que se convirtió en un clásico de la literatura argentina.

En 1842 comenzó a ejercer como director de la importante Escuela Normal de Preceptores en Santiago de Chile y, tres años más tarde, el gobierno chileno le envió a Europa y Estados Unidos para estudiar sus sistemas educativos. Durante su primer exilio en Chile, fue padre de Ana Faustina (casada con Julio Belín fue madre de Augusto Belín Sarmiento). En 1848 contrajo matrimonio con Benita Martínez, viuda de su amigo Domingo Castro y adoptó al hijo de éstos, Domingo Fidel “Dominguito” (que falleció combatiendo en la Guerra de la Triple Alianza) y se instaló en la ciudad de Santiago de Chile. Durante este tiempo escribió “Viajes por Europa, África y América” y “Educación Popular”, sobre su proyecto de educación pública, gratuita y laica. Tras separarse de su esposa y tras la caída de Rosas en 1852, regresó a su país con Dominguito.

En 1862, al proclamarse República Argentina, fue Ministro Plenipotenciario en Estados Unidos, desde 1864 hasta 1868; al final de su ejercicio fue elegido Presidente de la República. Su administración fue enérgica y progresista, extendió el comercio, mejoró el transporte, favoreció la inmigración y fomentó la enseñanza.

El 22 de agosto de 1873, Sarmiento sufrió un atentado. Iba a bordo de su carruaje, volviendo de una sesión celebrada en el Congreso de la Nación y fue interceptado en la esquina de Maipú y Corrientes por tres hombres. Uno de ellos le disparó, pero la pistola le explotó en las manos. Los agresores habían sido los hermanos Pedro y Francisco Guerri y Luis Casimiro, inmigrantes italianos contratados por Aquiles Seagrugo para cometer el asesinato.

Una vez cumplido el mandato presidencial, volvió a la docencia y como director de escuelas en Buenos Aires, reorganizó el sistema escolar.

Entre sus escritos podemos mencionar: “Conflictos y armonías de las razas en América” (1883), “La vida de Dominguito” (1885), dedicado a su hijo caído en la Guerra de la Triple Alianza. En 1885 fundó “El Censory”, se opuso a la candidatura de Miguel Juárez Celmen.

Domingo Faustino Sarmiento falleció a los 77 años de edad y sus restos fueron trasladados desde la ciudad de Asunción hasta Buenos Aires y descansan en el Cementerio de la Recoleta diez días después. Durante el traslado – vía fluvial – pasó por la ciudad de Corrientes y desembarcaron sus restos, cuyo pueblo lo homenajeó y asistió respetuosamente a la misa de cuerpo presente, celebrada en la Iglesia Catedral y lo despidió desde el puerto, en su último viaje hacia su morada en la ciudad de Buenos Aires.

Domingo Faustino Sarmiento ocupó diferentes cargos. He aquí algunos de ellos:

a)      Presidente de la Nación Argentina: 12 de octubre de 1868 – 12 de octubre de 1874; su Vicepresidente fue Adolfo Alsina; su predecesor Bartolomé Mitre y su sucesor Nicolás Avellaneda;

b)      Gobernador de la provincia de San Juan: 1862 – abril – 1864;

c)      Senador nacional por la provincia de San Juan: 12 de octubre de 1875 – 9 de octubre de 1879;

d)      Ministro del Interior: 9 de octubre a noviembre de 1879, y;

e)      Ministro Plenipotenciario de la República Argentina ante la República del Paraguay, entre otros.

Su obra literaria:

a)      Facundo o civilización y barbarie en las pampas argentinas – 1845;

b)      Mi defensa – 1843;

c)      Vida de Aldao – 1845;

d)      Método gradual de enseñar a leer el castellano, 1845;

e)      Viajes por África, Europa y América – 1849 – autobiográfica;

f)       De la educación popular, 1849;

g)      Argirópolis, 1850;

h)      Recuerdos de provincia, 1850 – autobiografía;

i)        Campaña del Ejército Grande – 1852;

j)        Las ciento y una, 1853;

k)      Comentario a la Constitución de la Confederación Argentina – 1853;

l)        Memoria sobre educación común – 1856;

m)   El Chaco – 1865;

n)      Las escuelas, bases de la prosperidad – 1866

  • o)      La infancia y educación de Abraham Lincoln – 1873;

p)      Conflicto y armonías de las razas en América – 1864, y;

q)      Vida de Dominguito – 1886.

Domingo Faustino Sarmiento fue considerado como uno de los grandes prosistas castellanos.

Finalmente, un recuerdo a mi primera maestra, Graciela Ruiz Díaz, en la Escuela Nº 69 de Itatí.

¡Feliz día para todos los maestros!

Actualidad en noticias