Spanish English French German Italian Portuguese Russian
kostenlose homepageuhren relojes blogs
Actualidad en Noticias
Actualidad en Noticias

Nuestra Señora de La Merced

LA PATRONA DE LA CIUDAD DE CORRIENTES: Nuestra Señora de La Merced

PRIMERA PARTE

El pueblo correntino le tiene gran devoción a Nuestra Señora de las Mercedes. Por ello, realizaremos un escueto análisis del voto que hiciera el Cabildo en el año 1660.

Si buscamos el origen de la costumbre de elegir patronos para las ciudades, tal vez la hallaríamos en el régimen municipal romano. Todas las ciudades tenían allí un patrono que era designado generalmente entre los personajes importantes de Roma y cuyo nombre se consignaba en el Album decurionun. Debía encargarse de la protección en Roma de los intereses municipales.

Esta costumbre, se supone, pasó a España a través de la conquista que Roma hizo en la península y luego en la expansión del cristianismo, los patrones de las ciudades se buscaron entre los que ya estaban con Dios, pues la protección que imploraban era sobre aquello que los humanos ya no les podían alcanzar.

Como se dijo, bien es cierto que la elección del patrono debía hacerse casi inmediatamente del acto fundacional, pero en la práctica esto no siempre se hizo así por muchas razones. La primera, porque las ciudades no se levantaban en pocos días, tardaban bastante en concretarse como tales, aunque legalmente estaban fundadas. Tomemos como ejemplo a Buenos Aires, que recién a cuatro meses de su fundación se acordaron que no tenía patrono. Por eso, en la reunión capitular del 20 de octubre de 1580 se acordó elegir por sorteo el nombre del patrono, conviniéndose que sería el primero cuyo nombre fuese sorteado. Salió el nombre de San Martín de Tours y así se convirtió en patrono de la ciudad de Buenos Aires.

En la ciudad de Corrientes, como ya se expresara, se celebraba a San Juan Bautista como Patrono, pero recién en el año 1660 comprobaron que la corporación municipal (el Cabildo) no había elegido patrono. Efectivamente, como consecuencia de una serie de pestes y calamidades que venía sufriendo nuestra ciudad, el 13 de septiembre del año 1660 el Cabildo nombró y juró solemnemente a Nuestra Señora de las Mercedes (o La Merced) como patrona de la ciudad y contorno, haciéndole votos de festejar su fiesta con novena y procesión de la imagen por las calles de la ciudad.

El acta que se labró en la oportunidad y que puede consultarse en el Archivo General de la Provincia, contiene el voto solemne que a ninguna otra advocación de la Virgen ni a ningún santo se le hiciera, y ésta resiste fácilmente el análisis que nos permite asegurar que esta elección se hizo de acuerdo con las leyes que la Iglesia dictó en los años 1630 y 1631, fijando las normas a seguir para la elección de los patronos de las ciudades.

Así por ejemplo, la elección fue hecha por voluntad del pueblo o las autoridades civiles, tal como se prescribía, pues se lee en el Acta del 13 de septiembre del año mencionado “nos juntamos en este Cabildo y para ello la nombramos”. El segundo paso a tener en cuenta según el derecho canónico vigente en aquella época, era la ratificación de lo dicho por las autoridades competentes, por eso continúa diciendo el documento en cuestión “suplicamos al muy Reverendo Fray Antonio Ossorio Baldez, del Orden de Nuestra Seña de las Mercedes, de Redención de Cautivos Visitador General de dicho Orden y al muy Reverendo Padre Comendador y demás religiosos de dicho convento sean servidos de ver este nuestro auto y de concedernos todo lo que en él proponemos”. En tercer lugar, debía examinarse y aprobarse por la Sagrada Congregación de Ritos lo resuelto, para ello, siempre según el acta que analizamos decía: “Y para el efecto saque un tanto de este auto, se lleve a sus Paternidades, para que confírmenlo en el pedido de cómo así lo decimos, juramos y prometemos”.

Pero, al parecer, esto no fue suficiente para los correntinos, quienes insistieron y volvieron a votarla el 14 de octubre de 1789 y en 1858 esto fue ratificado por el propio Obispo Diocesano y un representante de la Santa Sede.

Producida la Revolución de Mayo, el Cabildo, patrio ya, vuelve a jurarla Patrona en dos oportunidades más, en 1813 y 1816. Y ratificando este sentimiento tan caro y hondamente arraigado al alma de cada correntino, la Legislatura Provincial sanciona la ley nº 2117 el 24 de septiembre de 1960, en oportunidad de cumplirse el tercer centenario del primer voto, la reconoce: “Patrona de la ciudad y sus contornos quedando la obligación de este gobierno de celebrarla cada año solemnemente”.

Creemos haber suficientemente probado que, salvo San Juan Bautista a quien tradicionalmente se lo celebraba como patrono de nuestra ciudad, no se votó o juró otro patrono que a la Santísima Virgen de la Merced y estamos en condiciones de decir que no existe acta capitular que prueba otra cosa. También creemos haber dejado aclarado con suficientes pruebas que la Iglesia y la autoridad civil moldearon este sentimiento correntino que tiene características tan propias.

Hasta la próxima.

Autor: JORGE MANUEL PICCHIO

 

Actualidad en noticias

No result...